The Benedict

12/08/2014

Una amiga mía que esta muy metida en el mundo de la hostelería me mencionó esta semana, que había en el barrio gótico un local muy recomendable para hacer un brunch. El famoso brunch! Tengo que reconocer que aunque me encanten estos sitios, yo solo he hecho brunch en mi casa los días de fiesta que me levanto tarde…
Dicho esto, movida por mi gran curiosidad para “asomar el hocico” en todos los locales que me recomiendan de Barcelona, me fui directa a The Benedict pero no de brunch, a cenar.

 

IMG_1885

Un dato: para cenar no es un gran sitio. Realmente su fuerte es el BRUNCH. Me pusieron en una mesita fantástica, casi como de escaparate a la calle que era realmente cómoda para estar un poco apartados de la muchedumbre. Se trata de un sitio inglés, solo que a mi, solo entrar y ver la carta, me pareció como una fusión entre comida inglesa y mexicana, como por ejemplo la versión de fish and chips pero con patacones. Para mi gusto la carta no es acertada.  Diferenciar entre tapas y aperitivos se me hace raro. Me pareció un recurso para ampliar la carta, porque o eres muy específico en los aperitivos o la línea que separa un aperitivo de una tapa puede ser muy difusa. Empecé con en los platos principales y había trio de alambre mejicano, solomillo, ensaladas, hamburguesas y tan solo 1 solo plato de pasta. Creo que la pasta no pintaba mucho en la carta, ya que todo eran nachos, croquetas, ensaladas, el clásico brie rebozado con almendras y mermelada de frambuesa (que francamente no es algo muy especial ya). Comentario especial también a las patatas deluxe. . . honestamente llamar a una forma de hacer patatas “deluxe” te lleva directamente a encontrarte patatas del Mcdonald´s. Yo ya iría eligiendo otro nombre, no?
La pasta era pretenciosa, unos raviolis rellenos de calabaza con salvia mantequilla y un poco de Parmesano. La textura de la calabaza recordaba a la sobrasada y era excesivamente empalagosa y dulce. Imposible comerte los 4 macro raviolis sin tener un subidón de dulce que no podías comer nada más. Te quita el hambre directamente.
Por otro lado, tengo que decir que los tomates verdes fritos sí que me gustaron. Los he probado mejores pero estos estaban bien. La hamburguesa me consta que estaba buena. Fallo, esta claro que es un sitio para pedirte una hamburguesa, unos nachos y como mucho un mojito. Eso si, estaba lleno, 2 mesas de “guiris” a reventar. Ya veis el plan.
Así que le daré una oportunidad para probar el brunch que ahí si creo que lo hacen muy muy bien. Pero para cenar, no lo recomiendo a no ser que vayas a eso, una burger con una cerveza o un mojito.
El local es muy bonito, tiene una decoración acogedora, retro. Con mucha presencia del color rojo y con unos camareros bastante amables y rápidos, eso si.

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply