Browsing Tag

food

Y SEGUIMOS CON LAS CREMAS. . .

05/22/2016

Desde hace ya tiempo, me he vuelto un poco adicta a las cremas por varias razones; una es, que me encanta cocinarlas, el xup xup de las verduras rehogadas me encanta, además es ahí donde se entrelazan los sabores. Otra cosa es, que inevitablemente no las puedo comer fuera porque siempre les añaden leche o huevo, o patata o algo para ligarlas. Como soy intolerante a la leche, cremas de nata etc. . . me las he tenido que arreglar para hacerlas yo a mi gusto. Y finalmente, porque me es muy cómodo tener en pequeños botellines de cristal para llevarlos a la oficina.  Así que os dejaré la receta de hoy por si os apetece seguir con las cremitas, y sobretodo, son a gusto del consumidor, cada una la puede hacer con lo que más le apetezca! Bon appétit!!

Hoy toca crema de alcachofas

Ingredientes:

-Alcachofas

-Champiñones

-Cebolla

-Caldo de verduras o caldo de pollo

-sal / pimienta

-aceite de oliva

-Una hojita de laurel

 

Preparación:

En una cazuela añadimos un poco de aceite, añadimos primero la cebolla cortada a medias lunas.

Luego cuando esta la cebolla medio transparente añadimos las alcachofas cortadas también a medias lunas.  Mezclamos, añadimos la sal y la pimienta. tapamos.

Añadimos los champiñones, dejamos un ratito también para que se hagan y se mezcle bien con el resto de las verduras.

Luego cuando todo esta muy mezclado, añadimos el caldo de verduras o de pollo y lo dejamos hervir durante unos 25-30 minutos.

Pasado el tiempo metemos todo en una batidora, vamos añadiendo un hilo de aceite mientras se hace la mezcla eso le da cremosidad. Y voilà! buenísima.

Recordar, no hay nada escrito, podéis añadir los ingredientes que tengáis que que queráis.

Espero que lo disfrutéis igual que yo!

Besos,

 

 

CREMA DE CEBOLLA

04/01/2016

 

 

 

Con la llegada de la primavera, que ya esta aquí totalmente instaurada, nos lo recuerda la luz del día que se va mucho más tarde. .  Como no, hay que ponerse un poco a tono para poder estar guapa con poca ropa y sobretodo adelantándonos para la “ operación bikini “. No?

A mi, personalmente me cuesta mucho hacer dieta, vamos, me es casi imposible, me gusta demasiado la comida y la buena vida. . . soy mucho de pensar en los conceptos del “ bon vivant “ y del “ dolce fer niente “ ambos los asocio a la buena vida y al buen comer. Con eso, obviamente no quiero decir que coma todo lo que se me pone delante, evidentemente, pero si que no le hago feos a cenas múltiples,   vinitos y aperitivos de fin de semana. Esa es la verdad.

Dicho esto, como intento ser buena al menos entre semana, todo lo que puedo. . . he decidido compartir esta receta, que much@s ya sabréis pero que para mi es un descubrimiento magnífico en mi dieta y que además me gusta muchísimo.  Se trata de la señora crema de cebolla.

Tengo recuerdos, muchos de que en casa, se comía alguna vez sopa de cebolla, y sobretodo en casa de las abuelas, pero yo, que era muy puñetera con la comida cuando era pequeña, me daba cierto “ asquito “ no me gustaba la cebolla, solo cruda en las ensaladas y bien avinagrada. Del resto, no quería saber nada, ni en la tortilla de patatas.

Afortunadamente, con el tiempo, una se va cuidando el paladar, lógico. . . así que un día mi cuñada, en un domingo familiar, nos hizo de primero una crema de cebolla. A lo primero pensé; ui, no me va a gustar. Luego por no hacer el feo y con el deber de probarla me pareció totalmente exquisita. En serio!  Así que como a mi me gusta tanto, quiero compartirla con vosotros igual que ella la compartió conmigo.

A parte de que me encantan las cremas y esta especialmente podría decir que es la que más.

He descubierto que la cebolla y la sopa u crema es muy beneficiosa. Para los riñones por ejemplo, es antioxidante, para los intestinos, elimina toxinas, líquidos retenidos y de paso volumen de grasa. . . así que, que más podía tener! una maravilla vaya. . .Ya tiene razón mi madre cuando me dice que la cebolla es la base de la cocina, no podía tener más razón!

Bueno, pues sin más rollo, aquí os paso la receta y que cada uno puede adaptarla a su paladar.  Of course.

Ingredientes:

Ingredientes:

6 cebollas ( de figueres, mejor ).

Agua

1 cucharada de aceite virgen

Sal

Pimienta

Unas hojas de laurel

Caldo de pollo o de verduras. ( al gusto ). A mi personalmente me gustan los dos pero el de pollo, obvio, le da un toque más  sabroso.

Unas tiras de queso parmesano, para decorar casi, no es súper necesario.

*Picatostes ( también opcional ) yo no le pongo.

*Semillas de chía ( también opcional, claro ).

* Aquí se le puede añadir azafrán, un poco de crema de leche o unas yemas de huevo . Yo como no tolero la leche no le pongo y tampoco huevo, no me hace falta.

Preparación: 

Preparación:

-Pelamos las cebollas, las cortamos con forma de media luna, las lavamos

-Añadimos a una cacerola una cucharadita de aceite de oliva

-Añadimos las cebollas a la cacerola con el aceite para rehogarlas, con pimienta y sal, las tapamos.

-Una vez ya las tenemos transparentes le añadimos el caldo de verduras o de pollo y le añadimos las hojas de laurel.

-Lo dejamos hervir durante 20 minutos a fuego medio/lento.

-Cuando ya ha pasado el tiempo lo trituramos, mientras trituramos le echamos un poquito de aceite para que ligue la crema, le da una suavidad muy rica.

-Emplatamos, le añadimos una tira de queso parmesano para decorar, o lo que os apetezca, la dejamos enfriar nada, unos minutos y ta-dá! lista.

Se prepara en nada y esta riquísima. ;)

Vichyssoise de puerros y zanahorias

10/20/2015

Hola! Aquí tenéis la última receta que he hecho para el inicio de una nueva temporada de otoño y con lo que eso conlleva, un inicio de una cocina más calentita. Vamos a intentar dejar un poco los zumos y las bebidas frescas para cambiarlos por sopas y cremas, si? :)

Esta es una receta muy fácil que he encontrado y que seguro habéis hecho otras veces,  mi me encanta ya que la mezcla del puerro y la zanahoria hacen un sabor dulce riquísimo.

Ingredientes: 

1 vaso de leche ( o medio ) a mi como no me gusta la leche no le he puesto demasiada.

2 ó 3 puerros ( tamaño normal )

3 zanahorias

2 patatas

1 cebolleta tierna

pimienta

sal

nuez moscada

aceite de oliva

2 quesitos ( este último ingrediente es totalmente opcional ) es que a mi me  encantan y le dan un gustito perfecto sin perder el sabor de las verduras.

Preparación: 

Ponemos una olla a calentar al fuego. Le añadimos 2 o 3 cucharadas de aceite de oliva.

Troceamos en juliana la cebolleta tierna y la añadimos a la olla dejando que se ahogue con un poquito de sal.

Luego le añadimos el puerro y lo dejamos unos 2 o 3 minutos más.

Incorporamos las zanahorias cortadas, y le añadimos las patatas también con trozos pequeñitos y lo dejamos también un par de minutos para que se mezclen bien unos alimentos con otros.

Finalmente cubrimos las verduras con agua y lo dejamos cocer unos 20 minutos aporro a un fuego no muy alto. Seguidamente le añadimos la leche, la pimienta y la nuez moscada, le dejamos cocer unos minutos más ( 2 o 3 ) y lo sacamos del fuego.

Ahora sí ya se puede coger la batidora y empezar a batir, y aquí en la mezcla añadimos los quesitos. Recordar que es opcional, es ese ingrediente que cada uno pone un poco a su gusto. Mezclamos  bien, y. . . TA-DÁ! lista para servir.

No os paséis con la pimienta, yo personalmente me la pongo en todos los platos y cuando tiene que ir en alguna receta se me va un poco la mano. Tenéis que ir con cuidado porque a mi se me va rápido la mano con la pimienta y puede quedar demasiado picante. Hay que tirarle un poquito solo.

Espero que os salga riquísima y disfrutéis de la crema!

ITALIAN FOOD

08/03/2015

El otro día estuve cenando con mis amigas y una de ellas nos estaba contando su viaje a Costa Rica. Ella es muy viajera, de hecho la que más de todas nosotras, siempre anda pa aquí pa allá, le encanta conocer sitios nuevos.

Bien, hablando del viaje, de las anécdotas y de lo que le había gustado más, menos, etc. . . me quedé con algo que me dijo. Ella nos contaba que una de las cosas que más aprecia de los viajes que hace y que forma parte muy importante de la cultura de cada país, es la comida. Quizás hay gente que no le da importancia a eso, pero hay gente que sí.  Para ella, sin duda es algo importante.

Como todo, es evidente que habrá gustos para todos los colores, a quien le encanta la comida picante, al que le encanta la comida asiática,  los que odian el curry y el cilantro, los que aman el cuscús, al que le encanta la papaya, las arepas y mil comidas y productos autóctonos de cada país. Ella, que era la que hablaba con conocimiento de causa, mencionó que donde mejor se comía ( a su gusto, claro ) era en Italia. Me quedé pensando y creo que tenía razón, a parte de lo que a uno le guste o no, Italia tiene todos esos placeres culinarios introducidos totalmente en la cultura del país. Siempre se ha dicho que la dieta mediterránea es saludable y la más rica. Estoy de acuerdo. Personalmente, podría vivir sólo con nuestra dieta y la japonesa. A titulo personal eh! ;)

Así que aquí os dejo esta receta que he visto y que quiero compartir.

Espero que os guste!

Como siempre, easy easy, muy muy fácil!

Ahí va la receta:

Ingredientes para la pasta:

Pasta fresca ( yo como no tenía lo he hecho con restos de pasta que me quedaban ) no es lo ideal, pero no me gusta tirar la comida. Así que vosotros utilizar pasta fresca.

Ajo

Tomates cherry ( o de colores ) pequeños

Espárragos trigueros

Cebolleta

Menta

Aceite

Sal

1

Preparación:

Cortamos los espárragos, desde el tallo, como 1 centímetro hasta llegar al final que dejamos la punta larga, y suerte para el que le toque!

Cortamos a cuartos los tomates pequeños y la cebolla también.

Ponemos dos cucharadas de aceite a la sartén y dejamos que se caliente un poco. Una vez caliente añadimos todos los ingredientes. Más tarde añadimos unos trocitos picaditos de menta ( le dará frescura ) y luego añadimos la pasta fresca y le añadimos un poco de agua caliente.

En mi caso, como no he utilizado pasta fresca, la he hervido antes y después la he añadido a la sartén.

Un ratito de “xup-xup” y voilà! rápido y sencillo.

5

Ingredientes para las costillas de cordero:

Costillas de cordero

Sal y pimienta

Ajo

Tomillo

Vinagre balsámico

Aceite

Miel

Preparación para las costillas:

Salpimentamos las costillas.

Añadimos una sartén con aceite y dejamos calentar. Una vez la sartén ya esta caliente añadimos las costillas para que se “tuesten”. Al gusto de cada uno.

Una vez, ya las costillas ya están doraditas añadimos unos dientes de ajo sin pelar a la sartén. Lo dejamos al fuego.

Cuando tenemos ya las costillas en el punto que queremos añadimos vinagre de balsámico en jarabe o en líquido. Ojo que salpica bastante, y después le añadimos unos “xorritos” de miel, para conseguir ese sensación de ” caramelizado ” y de agridulce.

Lo dejamos que se empapen bien las costillas y luego al emplatar le ponemos un poco de tomillo para darle un toque de hierbas. Y voilà!

3

La verdad es que la pasta, no es gran cosa, es una pasta rápida y fácil de hacer que no esta nada mal y la menta y los espárragos le dan muy buen sabor.  Pero las costillas me han quedado RIQUISIMAS. Así que os las recomiendo 100%. Para vuestras comidas con amigos este verano.

2