CREMA DE CEBOLLA

04/01/2016

 

 

 

Con la llegada de la primavera, que ya esta aquí totalmente instaurada, nos lo recuerda la luz del día que se va mucho más tarde. .  Como no, hay que ponerse un poco a tono para poder estar guapa con poca ropa y sobretodo adelantándonos para la “ operación bikini “. No?

A mi, personalmente me cuesta mucho hacer dieta, vamos, me es casi imposible, me gusta demasiado la comida y la buena vida. . . soy mucho de pensar en los conceptos del “ bon vivant “ y del “ dolce fer niente “ ambos los asocio a la buena vida y al buen comer. Con eso, obviamente no quiero decir que coma todo lo que se me pone delante, evidentemente, pero si que no le hago feos a cenas múltiples,   vinitos y aperitivos de fin de semana. Esa es la verdad.

Dicho esto, como intento ser buena al menos entre semana, todo lo que puedo. . . he decidido compartir esta receta, que much@s ya sabréis pero que para mi es un descubrimiento magnífico en mi dieta y que además me gusta muchísimo.  Se trata de la señora crema de cebolla.

Tengo recuerdos, muchos de que en casa, se comía alguna vez sopa de cebolla, y sobretodo en casa de las abuelas, pero yo, que era muy puñetera con la comida cuando era pequeña, me daba cierto “ asquito “ no me gustaba la cebolla, solo cruda en las ensaladas y bien avinagrada. Del resto, no quería saber nada, ni en la tortilla de patatas.

Afortunadamente, con el tiempo, una se va cuidando el paladar, lógico. . . así que un día mi cuñada, en un domingo familiar, nos hizo de primero una crema de cebolla. A lo primero pensé; ui, no me va a gustar. Luego por no hacer el feo y con el deber de probarla me pareció totalmente exquisita. En serio!  Así que como a mi me gusta tanto, quiero compartirla con vosotros igual que ella la compartió conmigo.

A parte de que me encantan las cremas y esta especialmente podría decir que es la que más.

He descubierto que la cebolla y la sopa u crema es muy beneficiosa. Para los riñones por ejemplo, es antioxidante, para los intestinos, elimina toxinas, líquidos retenidos y de paso volumen de grasa. . . así que, que más podía tener! una maravilla vaya. . .Ya tiene razón mi madre cuando me dice que la cebolla es la base de la cocina, no podía tener más razón!

Bueno, pues sin más rollo, aquí os paso la receta y que cada uno puede adaptarla a su paladar.  Of course.

Ingredientes:

Ingredientes:

6 cebollas ( de figueres, mejor ).

Agua

1 cucharada de aceite virgen

Sal

Pimienta

Unas hojas de laurel

Caldo de pollo o de verduras. ( al gusto ). A mi personalmente me gustan los dos pero el de pollo, obvio, le da un toque más  sabroso.

Unas tiras de queso parmesano, para decorar casi, no es súper necesario.

*Picatostes ( también opcional ) yo no le pongo.

*Semillas de chía ( también opcional, claro ).

* Aquí se le puede añadir azafrán, un poco de crema de leche o unas yemas de huevo . Yo como no tolero la leche no le pongo y tampoco huevo, no me hace falta.

Preparación: 

Preparación:

-Pelamos las cebollas, las cortamos con forma de media luna, las lavamos

-Añadimos a una cacerola una cucharadita de aceite de oliva

-Añadimos las cebollas a la cacerola con el aceite para rehogarlas, con pimienta y sal, las tapamos.

-Una vez ya las tenemos transparentes le añadimos el caldo de verduras o de pollo y le añadimos las hojas de laurel.

-Lo dejamos hervir durante 20 minutos a fuego medio/lento.

-Cuando ya ha pasado el tiempo lo trituramos, mientras trituramos le echamos un poquito de aceite para que ligue la crema, le da una suavidad muy rica.

-Emplatamos, le añadimos una tira de queso parmesano para decorar, o lo que os apetezca, la dejamos enfriar nada, unos minutos y ta-dá! lista.

Se prepara en nada y esta riquísima. ;)

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply